Fibromialgia tu peor enemiga o tu mejor guía

Hace 7 años le pusieron nombre a una sintomatología que presentaba desde la adolescencia.  Al principio el saber que no estaba loca, ni hipocondríaca, fue suficiente alivio; tomar medicamentos de por vida no era algo que entrara en mi cabeza y pronto comencé mi búsqueda hacia la libertad medicinal.

Fibromialgia mi peor enemiga. 

Antes del diagnóstico y al menos los dos primeros años después de comenzar el tratamiento alópata, mi cuerpo pasó de una vida activa y saludable a no poder caminar más de cien metros sin agotarme, cargar los vasos de agua a dos manos o pedir que me sirvieran el agua porque no me daban las fuerzas para cargar una jarra.  La gastritis, colitis, dolores musculares, ansiedad, tensión, llegué a romperme dos muelas por la cantidad de fuerza con la que mis quijadas se rosaban una a la otra durante la noche.   Dolores de cabeza, incapacidad para relacionarme socialmente, incapacidad para relacionarme sexualmente con mi pareja; largos periodos sin productividad, perder mi negocio, casi perder mi familia y pensamientos suicidas recurrentes porque a veces hasta respirar duele.

El ejercicio estaba indicado por los médicos pero era imposible pensar en moverme si solo respirar duele, mentalmente estaba frustrada, enojada, angustiada y muy autocriticada, sentía que no daba lo suficiente para nadie y que nadie daba lo suficiente para mí.  Estaba envuelta en un círculo constante de quien es más víctima, yo por estar enferma, o los demás porque no me tienen para resolverles la vida.

Parte de ser una enferma de fibromialgia es que entras en una descripción especifica de personas exigentes consigo mismas, perfeccionistas, obsesionadas, controladoras, sobreprotectoras y con un gran corazón que no permite pensar en uno mismo primero sino en todos los demás.

Fibromialgia la mejor guía

Conforme fui estudiando la enfermedad y los síntomas, encontré una psicóloga que me enseño a no identificarme como enferma de fibromialgia pero si a investigar todo lo posible de los síntomas y sus efectos emocionales. Logré motivarme mentalmente y empezar la búsqueda de algo que me ayudará a sanar o al menos emular los efectos de las medicinas que no me estaban curando pero mantenían los síntomas controlados.

Haciendo más investigación interna que externa, mi infancia trajo el recuerdo de mi abuela materna practicando yoga para controlar sus síntomas de asma, como una luz al fondo del túnel apareció mi camino, que me llevó hasta la India a aprender cómo usar el yoga para mejorar la calidad de vida en personas con padecimientos crónicos, fui capaz de dejar por completo las medicinas y comenzar una nueva vida, encontré en mi camino diversos terapeutas alternativos que me fueron apoyando para ir reduciendo aún más los síntomas que todavía quedaban en mi cuerpo.

Siete años después, vivo una vida diferente, quizá económicamente no estoy tan arriba como hace diez años, pero física-emocional-mentalmente me encuentro en el mejor momento de mi vida, vivo día a día con la mejor actitud posible, a veces tengo días malos y otros muy malos, pero hoy por hoy no solo me dedico a sanarme yo, sino a apoyar a todas las personas que puedo, a través del internet he logrado guiar a más personas que como yo en algún momento se sienten perdidas, sin motivos para seguir respirando y soportando tanto dolor…

La fibromialgia me tiro del pedestal, me quito todo lo que había construido hasta que  la acepté, una vez que deje de quejarme de ella y comencé a buscar la manera de vivir a pesar de ella, se ha vuelto una guía que nunca se equivoca, si tengo una recaída siempre puedo encontrar las razones físicas, emocionales o mentales que me llevaron a recaer, puedo trabajarlas, aceptarlas y moverme, en lugar de tener años de crisis he pasado a tener solo algunas horas a la semana o al mes.

Ahora me toca ayudar…

Busca en ti el camino para vivir mejor, siempre es posible y si puedo ayudarte, aquí estaré esperándote para que caminemos juntos esta senda de dolor, compasión y mucho amor.

Mayores informes sobre terapia física con yoga, terapia psicológica con yoga, yoga terapia para fibromialgia y otros padecimientos crónicos (físico, psicológico y alimentación Ayurveda) escribe a premanandayogaterapia@gmail.com

 

Anuncios

Cada cabeza es un mundo…

yoga-Sutras-5, “Existen cinco tipos de pensamientos (modificaciones de la mente) que pueden ser dolorosas o indoloras”. Shloka 5, capítulo 1, Yoga Sutras, Patanjali.

En este shloka (verso) Patanjali nos describe un poco más los reflejos de la mente (modificaciones o pensamientos), nos dice que existen cinco tipos distintos, pero antes de entrar en más detalle señala que esta lista se divide en pensamientos dolorosos y pensamientos indoloros.

Es un poco complicado meternos con explicaciones de los pensamientos, cada cabeza es un mundo y el mío está en guerra hace algunos años… J

Retomando un poco el shloka 4 y los reflejos como ondas en el agua, podemos pensar que hay ondas que se producen por un simple movimiento natural del agua y otras que se expanden tras la entrada de alguna piedra al agua. En ambos casos no quiere decir que los pensamientos sean placenteros o no, simplemente que algunos causaran dolor.

Cuando aceptas una verdad por doloroso que este proceso sea llegas a un punto de paz, cambio y renovación; pero existen pensamientos sin dolor, por ejemplo los autocompasivos que en exceso al final te harán sentir mal: “Estoy enfermo, no puedo hacer nada”, puede que el pensamiento en si nos de tranquilidad y nos ayude a relajarnos un rato, aceptar nuestra enfermedad; pero si nos quedamos con esta actitud “no puedo hacer nada”, terminaremos con un sentimiento de impotencia, un ser inútil que no hace nada porque está enfermo, quizás no duela al principio pero el resultado no es placentero.

Otro ejemplo de pensamiento sin dolor, sería un antojo, digamos que tengo gastritis y paso cerca de un puesto de frutas, se me antoja un vaso de frutas pero con mucho chile, ¡del que pica! El pensamiento en si no produce dolor, al contrario nos produce una sensación de gusto y excitación. Te comes tu vaso de fruta con mucho chile y a la mitad del vaso estas que no aguantas el ardor en el estómago y tienes que seguir trabajando el resto del día. Aunque el pensamiento fuera sin dolor, el resultado no fue muy placentero.   Si por el contrario al momento del antojo te reprimieras y forzaras a seguir caminando sin comprarte tu vaso de fruta; quizás estarías molesto contigo mismo por unos minutos, pero no habría dolor de estómago y tendrías un día muy sano y activo. Un pensamiento doloroso pero que al final tuvo un resultado placentero.

Ahora al revés vas caminando en la calle y ves a un niño sin vestido, pidiendo limosna y con una cara de hambre que no puede más, tu volteas lo ves, te duele el corazón al verlo, sientes ganas de ayudarlo, pero te sigues de frente, piensas que aunque parece muy dolorosa la situación del pequeño seguramente alguien lo está cuidando y solo lo ponen así para dar lastima y sacarte más dinero. Llega la noche te vas a dormir y te despierta una sensación de angustia, un sueño donde te persiguen o te caes, pasan varios días hasta que esta sensación de inquietud se va… Un pensamiento doloroso que por ignorarlo nos causa aún más dolor; si por otro lado, le compramos algo de comer al niño, le invitamos una botella de agua, una torta o una fruta, te vas con el corazón lleno de amor, gratitud con la vida y sigues tu día y tu noche sin mayor sobresalto…

Pensamientos egoístas (dolorosos) contra pensamientos altruistas (sin dolor), si veo solo mi beneficio (incluso un beneficio mental aunque ponga en riesgo mi salud) mi pensamiento es egoísta y muy probablemente me lleve a una situación de dolor. Por el contrario un pensamiento altruista incluso conmigo mismo, me llevará a un lugar de paz, gratitud y vida.

En el siguiente shloka revisaremos con mayor detenimiento los tipos de pensamiento, mientras tanto te invito a analizar algunos de tus reflejos mentales, en tus momentos de meditación en lugar de vaciar tu mente, enfoca tu energía en encontrar si alguna de las cosas que traes en la cabeza, al pensarlas duelen o te llenan; escoge un par de ideas y estúdialas, imagina hacia donde llegará el resultado de tu pensamiento y conscientemente define si el final es placentero o no. El autoestudio es la base de todo yogui, estudiarte, conocerte y reconocer nuevas formas de pensamiento es una obligación desde el corazón…

 

Maa Premananda

¿Quién soy, qué soy?

yoga-Sutras-4, sholka 4, capítulo 1, Patanjali Yoga Sutra

Retomando lo que llevamos del yoga sutra, en el shloka 2 Patanjali nos dice que cuando cesan los movimientos de la mente es yoga, en el 3 nos afirma que cuando esto sucede podemos ver nuestra verdadera naturaleza. El shloka 4 se puede traducir como: “En otros momentos (el yo parece) asumir la forma de los pensamientos”.

En este shloka Patanjali nos refiere a que cuando no logramos dejar los pensamientos atrás nos identificamos con ellos; una manera muy sencilla de entender esto y sin meternos con los problemas de cada quien es preguntarnos ¿Qué eres, quién eres?, si contestas tu nombre te identificas con un sonido, grupo social, idioma; soy una mujer, te estás identificando con un sexo; soy humano, te identificas con un cuerpo; soy una persona feliz, te identificas con una emoción; soy una esposa o madre, o soy alta o baja, flaca o gorda, todos pensamientos. Pero sin identificarte con algo específico, quién eres, si nos desprendemos de todas las etiquetas (pensamientos) en nuestra mente, cuando solo llegamos a soy YO, te das cuenta que no hay diferencias entre TU y YO, que la esencia es una, igual a toda la energía que te rodea, igual a todas las personas, animales o cosas (todos estamos hechos de energía).

Detrás de todas las cosas y seres vivos existe una sola constante y cuando logramos entender que no hay diferencia entre la energía que te mueve a ti, a una hormiga o a la hoja de un árbol, es cuando podemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, es el momento en que dejas de ser, sentirte o pensarte, más o menos que lo que te rodea; es cuando podemos fluir con la energía del universo, a pesar de los problemas que se presenten porque no son más que reflejos de tu propia energía. El entender esto nos da el poder, la magia, para cambiar cualquier cosa desde dentro de nosotros, silenciando los pensamientos, desprendiéndonos de etiquetas.

Por eso el yoga está basado en la auto-reforma, auto-control, auto-ajustes. Cuando esta reforma se completa podremos ver un nuevo mundo, armonioso y feliz. Por eso es que debemos intentar no identificarnos con nuestros pensamientos.

Maa Premananda

Los reflejos de la mente

yoga-Sutras-3, shloka 3, capítulo 1, Yoga Sutra Patanjali; se puede traducir como: “Entonces el testigo se reconoce a sí mismo”.

La semana pasada estudiábamos que una mente sin pensamientos es yoga, en el siguiente shloka Patanjali nos aclara que cuando el yoga sucede, nos reconocemos a nosotros mismos, pero qué quiere decir con esto.

Empecemos por el principio, cuando habla del testigo se refiere a nuestra alma a esa parte intrínseca que nos define y nos da la vida, esa que queremos aprender a escuchar cuando nos habla, ella es el testigo, tu eres el testigo; y lo que nos dice es que cuando la mente está tranquila más allá de tus pensamientos tu alma resplandece y puedes sentirte totalmente presente siendo simplemente tu mism@ en toda su expresión.

A que me refiero, supongamos que estamos en un muelle frente a un lago, si nos recostamos boca abajo con la cabeza colgado podremos ver nuestro reflejo en el agua y si hace viento, el agua se movería con un oleaje continuo y veríamos una cara ondeada; o si alguien estuviera nadando y pataleando es posible que solo veamos rayas y sombras en el agua; o si el agua está turbia y sucia, parecerá que nuestra color es más obscuro. El lago es la mente y la traducción constante de nuestros pensamientos son todos esos reflejos que a veces nos creemos y de los cuales se forman grandes problemas en nuestra mente alterando nuestro estado emocional. Qué pasa cuando el agua esta calma y te asomas a ver tu rostro, podrás ver una imagen real de ti, con todos sus colores, sombras y detalles, serás capaz de ver tu verdadero potencial, te reconocerás.

El yoga hemos dicho existe en todo lo que hacemos es como vivimos, amamos, nos enojamos, somos nosotros en coexistencia con todo y con todos; cuando esto sucede nos encontramos, por eso creo que todos los que alguna vez han probado alguna técnica yogui (de respiración, postura física, concentración, visualización, mantras, etc.) sin entender porque buscan volver a vivir esa experiencia, ese momento que se vieron, que lograron disipar los movimientos del agua para ver más allá de sus pensamientos, tocar y sentir su alma.

Cómo sentir esto por un momento, haz algo que realmente ames, que disfrutes totalmente: desde correr, besar, abrazar, nadar, dibujar, cantar, cualquiera que sea tu actividad favorita, esa que haces con toda pasión y sin importarte si a los demás les parece, ahí estás viviendo el principio básico del yoga, la ciencia que nos guía a caminar unidos cuerpo-mente-alma y no arrastrarnos en un mundo de reflejos.

Yoga Sutra de Maharishi Patanjali

Para empezar oficialmente a escribir sobre el yoga, voy a seguir la recomendación de mis maestros, estudiaré el Yoga Sutra de Patanjali, shloka por shloka (verso), uno a la vez.

“Maharishi Patanjali dio un precioso regalo a la humanidad en la forma del Yoga Sutra. Este es uno de las más auténticas y científicas escrituras para los aspirantes al camino del yoga” Dr. Omanand, Guruji

Yoga Sutra fue originalmente escrito en sanscrito, leguaje aún usado en India y otras partes de Asia, siguiendo las enseñanzas de Guruji, usaré su traducción para el estudio, usando los diversos sentidos de una palabra en sanscrito Guruji nos guía por un sinfín de significados para cada shloka, para su interpretación de acuerdo al momento actual de nuestra vida. Leer el Yoga Sutra es como leer la biblia, puedes abrirlo y buscar un shloka que responda a tu pregunta o digerirlo paso a paso.

Empezaré por el capítulo uno “Samadhi Pada” o el camino a Samadhi (solución total o conexión interna total), este capítulo se refiere a los pasos para llegar a Samadhi. Describe el yoga, los distintos tipos de pensamiento, los principios de la práctica y el desapego, las etapas de Samadhi, esfuerzos y compromisos, obstáculos y soluciones; y el significado y resultado de estabilizar la mente.

El primer shloka en sánscrito se lee: “atha yog-anusasanam” y sus distintos significados de acuerdo a Guruji serían: Ahora, yoga es disciplina; Estar presente, yoga empieza; Ahora, el yoga comienza despertando la conciencia; Ahora, yoga es conciencia; Ahora, unidad es yoga; Ahora, armonía es yoga; Ahora, conciencia es unión.

Resumiendo yoga es: disciplina, estar presente, despertar la conciencia, es actuar con conciencia, unir, armonía. Después de esta definición creo que es fácil darnos cuenta que practicar yoga, ser un yogui va más lejos de ser flexible y fuerte; es un estilo de vida, ciencia milenaria que paso a paso nos guía para llevar una vida plena.   Ser disciplinado, uff me suena a cuando iba a la escuela, pero haciendo conciencia (yogueando), si no soy disciplinada con mis horas de sueño, no rindo, si no soy disciplinada con mis horarios de comida y alimentos que consumo me enfermo, si no aplico la disciplina no hay superación. Unión o armonía aparentemente no son sinónimos de disciplina pero cuando uno mis pensamientos a mis acciones actúo apegada a mi verdadero yo (viviendo con conciencia); si en mi casa busco armonizar el ambiente a través de la limpieza (disciplina), los colores, los olores; también estoy haciendo yoga.

Yoga es estar presentes aquí y ahora, es poner toda tu atención y concentración en una cosa a la vez, respetar espacio y tiempo para armonizarlo con tu propia vida. Todos podemos practicar yoga siguiendo este simple pensamiento, “aquí y ahora”

Alguien me podría decir y las posturas físicas y las respiraciones, la meditación en donde quedan, poco a poco este capítulo uno de Yoga Sutra nos dará las respuestas pero te puedo adelantar que para estar siempre aquí y ahora uno tiene que practicar mucho y todas las técnicas y métodos que se desarrollan del yoga van buscando ser el gimnasio para que la mente, el cuerpo y el espíritu logren vivir el yoga en todo momento.

Tengo copias de la versión traducida al español de Yoga Sutra de Patanjali del Dr. Omanand (Paramanand University), si te interesa escríbeme a premanandayogaterapia@gmail.com o en Facebook a premanandayogaterapeutico.

Aclarando las ideas, limpiando la nariz

Jala Neti

Estamos en pleno invierno y con los constantes cambios de temperatura, viento, frío excesivo y bajas defensas las gripas están a la orden del día. Por eso hoy les comparto la magia del agua para limpiar la nariz y los senos nasales que cuando se encuentran muy congestionados son causantes de sinusitis, gripas, dolor de cabeza, intensidad extrema del olfato, sangrado por la nariz, dolor de cabeza, infección en los ojos.

Si estás enfermo de gripa o tienes alguno de los padecimientos anteriores puedes practicar esta limpieza diaria, si sólo quieres mantener tu cabeza libre de mucosas un par de veces por semana es suficiente.

Neti significa limpieza nasal, jala agua; la idea es pasar agua por ambas fosas nasales limpiando con ella cualquier mucosidad interior.

Preparación: Una vasija especial es necesaria, su nombre neti lota, esta puede ser de plástico, cerámica o cualquier metal que no contamine el agua. Puedes usar una tetera pequeña si el brazo para servir tiene una punta lo suficientemente cómoda para tu nariz. El agua debe aproximarse a la temperatura corporal (ligeramente tibia a caliente) se le agrega una cucharadita de sal por cada medio litro de agua; de preferencia sal de mar o sal de grano (la sal yodada tiene muchos químicos). Poca sal causará dolor y mucha sal causará ardor; la sal nos ayuda a igualar la densidad de líquidos que corren por nuestro cuerpo y de esta manera empujar más eficientemente las toxinas fuera de nuestro sistema.

Hace unos días con una gripa de esas que no te dejan ni pensar prepare mi agua con bicarbonato en lugar de sal para alcalinizar todo el sistema respiratorio y funcionó de maravilla, si tienes ganas de probar algo aún más radical puedes cambiar la sal por bicarbonato.

Lavado de fosas nasales:

  1. Llena la vasija neti, colócate en cunclillas (en la regadera o el patio de tu casa), con las piernas separadas, balanceando tu peso en ambos pies, inclínate hacia adelante. Cierra los ojos y relájate un momento
  2. Inclina ligeramente tu cabeza hacia tu hombro derecho, respira por la boca
  3. Suavemente lleva la punta de la vasija neti a la fosa nasal izquierda (la que está más arriba) y deja correr el agua. Sin hacer presión, el agua corre gracias a la gravedad solo hay que inclinar la cabeza lo suficiente. Fíjate bien que el agua corra por las fosas y no por la cara.
  4. Cuando la vasija esté a la mitad regresa tu cabeza al centro, deja que escurra el agua que quedo y relájate.
  5. Para sacar el agua restante suena tu nariz suavemente
  6. Inclina la cabeza para el lado opuesto (izquierdo) y repite con la fosa nasal derecha.
  7. Para terminar de sacar el agua de las fosas nasales de pie, tapate una fosa y respira exhalando con fuerza desde tu estomago por la fosa abierta, repite con la segunda fosa nasal.
  8. Por ultimo repite las exhalaciones desde el estómago con ambas fosas nasales

Práctica esta limpieza antes de tus ejercicios matutinos, o en cualquier hora del día que necesites respirar mejor, solo evita después de comer.

Solamente si tienes sangrado por la nariz, debes evitar esta prácitca