Fibromialgia tu peor enemiga o tu mejor guía

Hace 7 años le pusieron nombre a una sintomatología que presentaba desde la adolescencia.  Al principio el saber que no estaba loca, ni hipocondríaca, fue suficiente alivio; tomar medicamentos de por vida no era algo que entrara en mi cabeza y pronto comencé mi búsqueda hacia la libertad medicinal.

Fibromialgia mi peor enemiga. 

Antes del diagnóstico y al menos los dos primeros años después de comenzar el tratamiento alópata, mi cuerpo pasó de una vida activa y saludable a no poder caminar más de cien metros sin agotarme, cargar los vasos de agua a dos manos o pedir que me sirvieran el agua porque no me daban las fuerzas para cargar una jarra.  La gastritis, colitis, dolores musculares, ansiedad, tensión, llegué a romperme dos muelas por la cantidad de fuerza con la que mis quijadas se rosaban una a la otra durante la noche.   Dolores de cabeza, incapacidad para relacionarme socialmente, incapacidad para relacionarme sexualmente con mi pareja; largos periodos sin productividad, perder mi negocio, casi perder mi familia y pensamientos suicidas recurrentes porque a veces hasta respirar duele.

El ejercicio estaba indicado por los médicos pero era imposible pensar en moverme si solo respirar duele, mentalmente estaba frustrada, enojada, angustiada y muy autocriticada, sentía que no daba lo suficiente para nadie y que nadie daba lo suficiente para mí.  Estaba envuelta en un círculo constante de quien es más víctima, yo por estar enferma, o los demás porque no me tienen para resolverles la vida.

Parte de ser una enferma de fibromialgia es que entras en una descripción especifica de personas exigentes consigo mismas, perfeccionistas, obsesionadas, controladoras, sobreprotectoras y con un gran corazón que no permite pensar en uno mismo primero sino en todos los demás.

Fibromialgia la mejor guía

Conforme fui estudiando la enfermedad y los síntomas, encontré una psicóloga que me enseño a no identificarme como enferma de fibromialgia pero si a investigar todo lo posible de los síntomas y sus efectos emocionales. Logré motivarme mentalmente y empezar la búsqueda de algo que me ayudará a sanar o al menos emular los efectos de las medicinas que no me estaban curando pero mantenían los síntomas controlados.

Haciendo más investigación interna que externa, mi infancia trajo el recuerdo de mi abuela materna practicando yoga para controlar sus síntomas de asma, como una luz al fondo del túnel apareció mi camino, que me llevó hasta la India a aprender cómo usar el yoga para mejorar la calidad de vida en personas con padecimientos crónicos, fui capaz de dejar por completo las medicinas y comenzar una nueva vida, encontré en mi camino diversos terapeutas alternativos que me fueron apoyando para ir reduciendo aún más los síntomas que todavía quedaban en mi cuerpo.

Siete años después, vivo una vida diferente, quizá económicamente no estoy tan arriba como hace diez años, pero física-emocional-mentalmente me encuentro en el mejor momento de mi vida, vivo día a día con la mejor actitud posible, a veces tengo días malos y otros muy malos, pero hoy por hoy no solo me dedico a sanarme yo, sino a apoyar a todas las personas que puedo, a través del internet he logrado guiar a más personas que como yo en algún momento se sienten perdidas, sin motivos para seguir respirando y soportando tanto dolor…

La fibromialgia me tiro del pedestal, me quito todo lo que había construido hasta que  la acepté, una vez que deje de quejarme de ella y comencé a buscar la manera de vivir a pesar de ella, se ha vuelto una guía que nunca se equivoca, si tengo una recaída siempre puedo encontrar las razones físicas, emocionales o mentales que me llevaron a recaer, puedo trabajarlas, aceptarlas y moverme, en lugar de tener años de crisis he pasado a tener solo algunas horas a la semana o al mes.

Ahora me toca ayudar…

Busca en ti el camino para vivir mejor, siempre es posible y si puedo ayudarte, aquí estaré esperándote para que caminemos juntos esta senda de dolor, compasión y mucho amor.

Mayores informes sobre terapia física con yoga, terapia psicológica con yoga, yoga terapia para fibromialgia y otros padecimientos crónicos (físico, psicológico y alimentación Ayurveda) escribe a premanandayogaterapia@gmail.com

 

Yoga terapia para el dolor de espalda

Existen varias posturas en el yoga que nos pueden ayudar a relajar, estirar y fortalecer nuestra espalda, pero hablando de dolor de espalda a veces lo único que queremos es que desaparezca. Una de mis posturas favoritas para aliviar el dolor de espalda es Makarasana o la postura del cocodrilo.

Acostad@ boca abajo, levantamos la cabeza y los hombros descansando nuestra barba sobre las palmas de las manos, los codos se quedan en el piso, junta los codos para relajar espalda media o separa los codos para descansar cervicales; las piernas separadas y con los dedos de los pies apuntando hacia adentro si quieres relajar espalda media o apuntando hacia afuera para relajar espalda baja y caderas. La postura perfecta se logra cuando toda la columna está totalmente relajada, ajusta la altura de tus brazos.

Existe una variación a la que yo llamo Makarasana abajo o cocodrilo con la boca cerrada, las manos al piso, mano sobre mano frente a la cara, descansa la frente sobre las manos y siente como se relaja tu espalda alta.

Los beneficios de esta asana: es muy efectiva para personas con discos dislocados, dolor de ciática, dolor en espalda o cualquier otro desorden en la columna. Habrá que sostener esta postura tanto como sea posible, ya que ella guía al cuerpo a tomar su lugar y libera la compresión de nervios. Personas que sufren de asma pueden practicar esta asana incluyendo conciencia de respiración, ayudaran a sus pulmones a recibir más aire.

Disfrútala para ver la tele, relajarte después de un día de trabajo o simplemente para tomar el sol en la playa…

Maa Premananda

¿Qué es yoga terapeútico?

Yoga terapéutico, derivado de la tradición de Patanjali y del sistema ayurvedico de cuidado de la salud, se refiere a la adaptación y aplicación de técnicas y prácticas de yoga para ayudar a las personas a enfrentar los retos en salud en cualquier nivel y con cualquier condición, reducir síntomas, recuperar balance, incrementar la vitalidad y mejorar actitud. TKV Desikchar & Kausthub Desikchar

Yoga terapéutico es la adaptación de las prácticas de yoga para personas con problemas de salud. El yoga terapeuta receta regímenes específicos de posturas, ejercicios de respiración y técnicas de relajación especiales para las necesidades individuales del paciente. Investigaciones médicas demuestran que el yoga terapéutico está dentro de los tratamientos complementarios más efectivos para malestares comunes. Los problemas de salud puede ser por enfermedad, o condiciones temporales como embarazo o parto reciente, o alguna condición crónica asociada con la edad o debilidad. Larry Payne, Dr., Centro de Yoga Samata (USA)

Yoga terapéutico es el proceso de empoderar a los individuos para progresar hacia una mejora de salud y bienestar a través de la filosofía y la práctica de yoga. IAYT (Asociación Internacional de Yoga Terapéutico)

Para mi, yoga terapéutico ha sido el camino para dejar los medicamentos y progresivamente mejorar mi salud. No era capaz de caminar más de 100 metros o cargar una jarra de agua, mi estado emocional era un desastre y el dolor en mi cuerpo me tuvo fuera del tapete por casi dos años. Cuando descubrí que el yoga podía ser usado como tratamiento medico; me comprometi con mi terapia y en menos de tres meses era capaz de respirar profundo de nuevo, los ataques de pánico y la ansiedad casi desparecieron y el dolor y la tristeza fueron menos cada día.

De acuerdo a mis maestros en la India, yoga terapéutico es la combinación de técnicas de yoga y ayurveda para balancear los cinco cuerpos. Yoga significa balance, salud significa balance, con la ayuda del yoga se abren los bloqueos energéticos y se desintoxican el cuerpo físico y el emocional.

¿Cómo funciona?

No funciona, tu la haces funcionar; el yoga terapéutico es como un medicamento; será recetado como tal y está en ti tomártelo a tiempo. Tu receta debe aproximarse no solo a los síntomas actuales, sino a buscar la fuente o causas del desbalance y ayudarte a balacearlo.

Pero como, también depende de ti, si eres una persona flexible que solo busca mayor fuerza y balance, quizás trabajes solo asanas; pero si estás en una silla de ruedas o tienes cero flexibilidad, es posible que empieces tu terapia en una silla o en el suelo. Su tus problemas son mayormente emocionales, quizás trabajarás más con pranayama y meditación. Shatakarmas (técnicas de limpieza yoguis), mudras o bandhas podrían ser agregados a tu receta para completar el tratamiento.

El yoga terapista debe conocer no solo de yoga sino también de ayurveda, conocer sobre los doshas, dieta ayurvédica, diferencias de acuerdo a las estaciones del año; como balancear el prakriti (energía personal). En tu receta puedes recibir algunas instrucciones para modificar tu dieta o hábitos regulares, como tomar dos cucharadas de aceite en ayunas o comer tres hojas de Neem una vez por semana.

En una clase grupal de yoga terapéutico podrás experimentar relajación profunda; aprender como aproximarte a tu dolor desde una nueva perspectiva, como abrir espacios para sanar tu cuerpo, mente y espíritu.

No tengas miedo de probar el yoga, no todo es sobre pararte de cabeza o ser tan flexible como una liga, yoga es balance y balance es la puerta a un estado de vida saludable.

Yoga terapéutico privado o grupal disponible en Los Cabos o en línea, premanandayogaterapeutico@gmail.com

Aclarando las ideas, limpiando la nariz

Jala Neti

Estamos en pleno invierno y con los constantes cambios de temperatura, viento, frío excesivo y bajas defensas las gripas están a la orden del día. Por eso hoy les comparto la magia del agua para limpiar la nariz y los senos nasales que cuando se encuentran muy congestionados son causantes de sinusitis, gripas, dolor de cabeza, intensidad extrema del olfato, sangrado por la nariz, dolor de cabeza, infección en los ojos.

Si estás enfermo de gripa o tienes alguno de los padecimientos anteriores puedes practicar esta limpieza diaria, si sólo quieres mantener tu cabeza libre de mucosas un par de veces por semana es suficiente.

Neti significa limpieza nasal, jala agua; la idea es pasar agua por ambas fosas nasales limpiando con ella cualquier mucosidad interior.

Preparación: Una vasija especial es necesaria, su nombre neti lota, esta puede ser de plástico, cerámica o cualquier metal que no contamine el agua. Puedes usar una tetera pequeña si el brazo para servir tiene una punta lo suficientemente cómoda para tu nariz. El agua debe aproximarse a la temperatura corporal (ligeramente tibia a caliente) se le agrega una cucharadita de sal por cada medio litro de agua; de preferencia sal de mar o sal de grano (la sal yodada tiene muchos químicos). Poca sal causará dolor y mucha sal causará ardor; la sal nos ayuda a igualar la densidad de líquidos que corren por nuestro cuerpo y de esta manera empujar más eficientemente las toxinas fuera de nuestro sistema.

Hace unos días con una gripa de esas que no te dejan ni pensar prepare mi agua con bicarbonato en lugar de sal para alcalinizar todo el sistema respiratorio y funcionó de maravilla, si tienes ganas de probar algo aún más radical puedes cambiar la sal por bicarbonato.

Lavado de fosas nasales:

  1. Llena la vasija neti, colócate en cunclillas (en la regadera o el patio de tu casa), con las piernas separadas, balanceando tu peso en ambos pies, inclínate hacia adelante. Cierra los ojos y relájate un momento
  2. Inclina ligeramente tu cabeza hacia tu hombro derecho, respira por la boca
  3. Suavemente lleva la punta de la vasija neti a la fosa nasal izquierda (la que está más arriba) y deja correr el agua. Sin hacer presión, el agua corre gracias a la gravedad solo hay que inclinar la cabeza lo suficiente. Fíjate bien que el agua corra por las fosas y no por la cara.
  4. Cuando la vasija esté a la mitad regresa tu cabeza al centro, deja que escurra el agua que quedo y relájate.
  5. Para sacar el agua restante suena tu nariz suavemente
  6. Inclina la cabeza para el lado opuesto (izquierdo) y repite con la fosa nasal derecha.
  7. Para terminar de sacar el agua de las fosas nasales de pie, tapate una fosa y respira exhalando con fuerza desde tu estomago por la fosa abierta, repite con la segunda fosa nasal.
  8. Por ultimo repite las exhalaciones desde el estómago con ambas fosas nasales

Práctica esta limpieza antes de tus ejercicios matutinos, o en cualquier hora del día que necesites respirar mejor, solo evita después de comer.

Solamente si tienes sangrado por la nariz, debes evitar esta prácitca