La locura de la fibromialgia

Antes de saber cómo se llama el conjunto de síntomas que me atacaban, juraba estar loca por sentir tantas cosas distintas, todos los días un malestar diferente; una vez que supe cuál era el nombre de lo que me sucedía físicamente fue más fácil aceptar mis padecimientos, pero ahí empezó otro viaje aún sin terminar…

En el libro de “Como afrontar una crisis de fibromialgia” nos hablan de un tratamiento integral, que en resumidas cuentas sería: reumatólogo o médico que diagnostica y provee medicamentos para mitigar el dolor; psicólogo para apoyar el manejo del dolor, entre otras cosas; nutrición y ejercicio.

Esta vez me enfocare en como la psicología ha apoyado mi experiencia para vivir sin dolor. La primera vez es la más difícil, un par de años después de mi diagnóstico, cuando ya era toda una dependiente de mis medicamentos para lograr sentirme menos mal, mi estado anímico iba de mal en peor, la depresión y la disminución de mi persona ante cualquier suceso me mantenían en un estado de inmovilidad permanente, cuando era una persona que meses antes tenía dos negocios y se sentía la dueña del mundo… Por casualidades de la vida conocí una psicóloga y ella me comentó que podría ayudarme, me tomo varias semanas aceptar su propuesta entre pena conmigo misma de ir con un “loquero” y restricciones económicas falsas, porque si te gastas 300 en una salida al cine, te puedes gastar lo mismo en una sesión con tu terapeuta.

Mis primeras terapias fueron de gran ayuda, aprendí a pensar diferente, a relacionar mis síntomas con mi físico, más no con mi persona; entender que somos más que nuestro cuerpo es muy difícil, ya que solo nos relacionamos con nosotros mismos a través del espejo, poco sabemos de cómo aceptar nuestras ideas (si nos son validadas por alguien más), solo aceptamos lo que vemos y sentimos físicamente como real. Una vez que deje de presentarme como soy Beatriz y tengo fibromialgia, empecé a sentir mejoras en mí que ninguna pastilla me había dado. No se trata de negar lo que tienes, simplemente de darle el lugar y la importancia que merece, es un padecimiento físico que afecta a mi cuerpo y trabajando con mi mente logro separarlo de mi esencia de esa luz interior que le da vida a este cuerpo; ella no tienen fibromialgia y no está impedida a verse como un ser completo solo porque el cuerpo no esté funcionando adecuadamente. Continúe trabajando con mi terapia física (yoga) y con mi alimentación por varios meses.

Al tiempo llegó otro momento de crisis emocional, cuando me sabía poderosa, aceptando que mi cuerpo quizá no responda como me gustaría, pero, y ahí viene el pelo en la sopa, mis reacciones seguían desencadenando una serie de emociones en mi desde enojo y coraje por no saber contralar mi ansiedad, desprecio a mí misma por no lograr hacer todo lo que me proponía, pelea constante entre quiero quedarme tirada en la cama contra luchar por tener un día sin dolor excesivo pero realizando mis actividades normales.

Tuve la bendición de encontrar a una psicóloga espiritual, cuando la conocí pedí tener una terapia con ella y me hizo una entrevista, al ver que yo me había cerrado por completo a compartir mis experiencias con otras personas me insistió que en lugar de tomar una terapia personal tomará un curso impartido por ella sobre amor propio con otras 6 mujeres, y de nuevo la resistencia que me llamaran falta de autoestima me hizo dudar tomarlo, pero finalmente lo hice y me agradezco hasta el cielo por tomarlo.

Durante el curso fuimos desde el enfrentamiento con el espejo, el perdón hacia mí misma, la real aceptación de quien soy, el trabajo de emociones con afirmaciones; y sin duda alguna puedo decirles que esto fue la cereza de mi pastel, a partir de lograr desarrollar estos temas, de profundizar en mi autoconocimiento y sobre todo de compartir mi experiencia con otras mujeres (que no padecían fibromialgia) me di cuenta que por más grandes que veía mis problemas, siempre hay alguien que la pasa más mal; los problemas personales, de pareja y de negocio son tan comunes que creer que solo a ti te pasan con o sin fibromialgia es imposible.

Hace un año que terminé este curso y hace 6 meses que dejé mis últimas pastillas, hoy en día antes de tomar un medicamento, trabajo con mi alimentación, ejercicio y con mi mente, a veces me toma más de dos días reponerme de una crisis de dolor, pero pase lo que pase me es más fácil aceptarme, si un día amanezco muy cansada, hago mis ejercicios y en lugar de obligarme a seguir con el día me doy unas horas de descanso para reponerme, en cuanto junto energías de nuevo, continuo con mis actividades; me regalo más descansos, meditaciones y momentos de relajación y me amo y me acepto todos los días así tal cual soy.

Cada una somos distintas y la relación con nuestra enfermedad también lo es, pero no dejes de pedir ayuda cuando la necesites, un terapia psicológica es un apoyo a tu camino de la verdad, no te cierres las puertas por falta de recursos (siempre hay lugares que ofrecen terapias gratuitas o más baratas: como centros de apoyo a la mujer, casas de cultura, DIF, etc.) o por prejuicios, nadie es menos por pedir un poco de ayuda y cuando es una persona externa a nuestro circulo siempre proveerá de una visión distinta y llena de matices para mejorar la obra de arte que está en tus manos, tu propia vida…

 

Maa Premananda

Anuncios

9 comentarios en “La locura de la fibromialgia

  1. Amiga, hoy, no por primera vez, sentí que la vida no vale la pena. Aparte de vivir con dolor físico cada día de la vida, el dolor emocional por la pérdida de mi madre y, a su vez, la situación de mi país por la gran cantidad de limitaciones del día a día, me hacen la vida casi insoportable.

    No se si eres de Venezuela pero tal vez puedas recomendarme algún grupo de terapia que conozcas aquí en mi país aunque sea por internet.

    Te estaré infinitamente agradecida, de verdad no me quiero rendir pero a veces las fuerzas no me dan para mas.

    Me gusta

    1. Hola María, no desesperes, mientrás más negro se vea el panorama es que el sol esta por salir, recuerda que todo nuestro dolor esta en el cuerpo, tu alma esta viva y no ha sido herida y ella tiene todo el poder de curar tu cuerpo…
      Vivo en Mexico, no conozco aun alguna asociacion en Venezuela pero encontre esta pagina donde alguien te puede apoyar a encontrar mejores soportes…
      https://www.facebook.com/pages/Fibromialgia-en-Venezuela/124156567610420?fref=ts

      Me gusta

      1. Gracias por tu respuesta amiga. Me uniré al grupo para buscar ayuda, créeme que algunos días mas que otros, la necesito urgentemente.

        Un gran abrazo desde la distancia

        Me gusta

  2. gracias he leído esta pagina y si, intentare aplicar cuasi esta forma de terapis
    gracias, es tal cual lo cuenta………….y simi cuerpo me duele y mucho, el cansancio
    va a mas……………estoy segura que es toooooooooodoooo un resumen de lo que
    pase en el pasado!!!!!! un pasado incluyendo la niñez.
    intentare ir a yoga he perdonarme al igual perdonar a los que no supe en su
    momento decirles que mi alma me la lastimaron.
    no soy rencorosa pero no puedo olvidar mi corazón roto-
    siempre he tratado de que los demás estuvieran contentos con mis aptitudes
    dejando a un lado mi dolor……eso que se llama el queda bien…………para que no digan para que no piensen que soy egoísta cuando los demás eran los verdaderos
    VERDUGOS MANIPULADORES DE MIS SENTIMIENTOS.
    SALUDOS GRACIAS ES LA REALIDAD………..TODO EL REPORTAGE. NAMASTE.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s