¿Fibromialgia y ahora qué como?

La fibromialgia es reconocida como un síndrome y no como una enfermedad; este síndrome es un acumulado de diversos malestares físicos, emocionales y mentales. Las personas que sufrimos este mal crónico padecemos de dolor en el cuerpo (piel, músculos, articulaciones); problemas en la espalda, sistema digestivo, nervioso, endocrino, ataques de ansiedad, depresión, pánico, entre muchos otros síntomas. En varias de las investigaciones realizadas se han encontrado niveles bajos de serotonina en el cuerpo de pacientes con FM, se cree que la serotonina juega un papel muy importante en la regulación del humor, sueño, impulsos, apetitos y motivaciones. La comida que consumimos tiene el potencial de elevar o disminuir tus niveles de serotonina.

Cuando empecé mi auto-tratamiento, lo primero que decidí cambiar fue mi alimentación, encontré un libro que se llama “Food that helps win the battle against Fibromyalgia” (Comida que ayuda a ganar la batalla contra la fibromialgia) de Deirdre Rawlings y con ayuda de sus recetas y mucha disciplina logré identificar los alimentos y las bebidas que alteran mi sistema nervioso, que aumentan mi adrenalina o me producen relajación y sueño. Fue un trabajo de mucho tiempo, les puedo decir que casi un año pase comiendo lo mismo (fruta, huevo, frijoles, tortillas, pescado, arroz), mi cuerpo adoraba estas nuevas comidas, simples, sin picante y preparadas al momento; cuando me sentí desintoxicada empecé a probar otros alimentos ya fuera por antojo o por necesidad (cuando andas en la calle y no hay mucha opción); poco a poco regresé al pan (para darme cuenta que me inflaba y me daba mucha hambre al poco tiempo de consumirlo), la carne (se me antoja pero no me siento satisfecha después de comerla), los postres (me elevan la adrenalina y me altera el sistema nervioso), las legumbres (me alimentan y me dan una gran sensación de satisfacción por largo tiempo), Coca-Cola y refrescos en general (me levantan la pila pero hacen estallar mi cabeza con tanta azúcar), chocolate (me ayuda a alegrarme cuando ando baja de ánimo pero me cuesta dormir cuando como cercano a mis horas de sueño); así fui encontrado el balance en mis comidas, hoy como todo lo que se me antoja, mi cuerpo me pide algunos días de desintoxicación a base de puras verduras pero puedo consumir lo que sea siempre que encuentre el balance entre alimentos estimulantes y relajantes.

Aquí van 5 reglas básicas para aprender a controlar nuestro cuerpo a través de lo que comemos:

  1. Súbele a la vitamina D. La mayoría de los adultos tenemos deficiencias en la vitamina D, pero para los pacientes de fibromialgia esto puede ser muy peligroso “la falta de vitamina D se refleja como dolor muscular y en los huesos”, estudios han comprobado que las personas con deficiencia en vitamina D usan el doble de analgésicos que las personas con niveles normales. La recomendación tomar el sol, al menos 15 minutos al día y en caso de vivir en lugares muy fríos o nublados, tomar complemento vitamínico.
  2. Reduce los alimentos con aditivos. El MSG (glutamato monosodico) o el aspartame entre otros alteran la química del cuerpo actuando como moléculas de exotoxina que tienen la habilidad de activar neuronas transmisoras de dolor. Recomendación, revisa las etiquetas de lo que consumes si tiene alguno de estos dos elementos, u otro que no puedas leer en voz alta a la primera, ¡qué se quede en el estante de la tienda a ti no te hace ninguna falta!
  3. Dile sí al pescado. Los ácidos grasos Omega 3 son encontrados en el pescado, como salmón, bacalao, en nueces y linaza entre otros alimentos; estos ácidos grasos son conocidos por reducir la inflamación y prevenir enfermedades cardiovasculares. Hay estudios que comprueban que después de tres meses de consumir Omega 3, se reducen la rigidez matutina y los dolores musculares.
  4. Adiós a la cafeína. Se asocia fibromialgia con mal sueño y si duermes mal pues te quieres mantener despierta a toda costa, tomando café, Coca-Cola, chocolate, te negro. Pero esto lleva a un círculo vicioso donde tu cuerpo que ya de por sí no produce suficiente serotonina para relajarte, le agregamos estimulantes y cuando llegue la noche, ten por seguro que te costará trabajo dormir y lo más importante descansar.
  5. Vegetales a la máxima potencia. Hay estudios que relacionan la fibromialgia con falta de antioxidantes en el cuerpo, exceso de óxido, si nuestro cuerpo no está produciendo suficientes antioxidantes habrá que ayudarlo con frutas y verduras frescas (de preferencia) que están llenos de vitamina A, C y E que son las que luchan contra los radicales normalizando el pH en nuestro cuerpo. Si decides comer carne, hazlo en pequeñas porciones y preferentemente con ganado alimentado con pastos, no con granos, de esa manera reduces el riesgo de elevar el pH de tu cuerpo.

Cada una somos tan distintas que ni el mismo síndrome nos afecta igual, no podemos esperar que nos den una receta mágica para curarnos tenemos que reconocer nuestro cuerpo, aprender que le hace daño y que le hace bien y madurar en nuestra alimentación por experiencia propia.

Aclarando las ideas, limpiando la nariz

Jala Neti

Estamos en pleno invierno y con los constantes cambios de temperatura, viento, frío excesivo y bajas defensas las gripas están a la orden del día. Por eso hoy les comparto la magia del agua para limpiar la nariz y los senos nasales que cuando se encuentran muy congestionados son causantes de sinusitis, gripas, dolor de cabeza, intensidad extrema del olfato, sangrado por la nariz, dolor de cabeza, infección en los ojos.

Si estás enfermo de gripa o tienes alguno de los padecimientos anteriores puedes practicar esta limpieza diaria, si sólo quieres mantener tu cabeza libre de mucosas un par de veces por semana es suficiente.

Neti significa limpieza nasal, jala agua; la idea es pasar agua por ambas fosas nasales limpiando con ella cualquier mucosidad interior.

Preparación: Una vasija especial es necesaria, su nombre neti lota, esta puede ser de plástico, cerámica o cualquier metal que no contamine el agua. Puedes usar una tetera pequeña si el brazo para servir tiene una punta lo suficientemente cómoda para tu nariz. El agua debe aproximarse a la temperatura corporal (ligeramente tibia a caliente) se le agrega una cucharadita de sal por cada medio litro de agua; de preferencia sal de mar o sal de grano (la sal yodada tiene muchos químicos). Poca sal causará dolor y mucha sal causará ardor; la sal nos ayuda a igualar la densidad de líquidos que corren por nuestro cuerpo y de esta manera empujar más eficientemente las toxinas fuera de nuestro sistema.

Hace unos días con una gripa de esas que no te dejan ni pensar prepare mi agua con bicarbonato en lugar de sal para alcalinizar todo el sistema respiratorio y funcionó de maravilla, si tienes ganas de probar algo aún más radical puedes cambiar la sal por bicarbonato.

Lavado de fosas nasales:

  1. Llena la vasija neti, colócate en cunclillas (en la regadera o el patio de tu casa), con las piernas separadas, balanceando tu peso en ambos pies, inclínate hacia adelante. Cierra los ojos y relájate un momento
  2. Inclina ligeramente tu cabeza hacia tu hombro derecho, respira por la boca
  3. Suavemente lleva la punta de la vasija neti a la fosa nasal izquierda (la que está más arriba) y deja correr el agua. Sin hacer presión, el agua corre gracias a la gravedad solo hay que inclinar la cabeza lo suficiente. Fíjate bien que el agua corra por las fosas y no por la cara.
  4. Cuando la vasija esté a la mitad regresa tu cabeza al centro, deja que escurra el agua que quedo y relájate.
  5. Para sacar el agua restante suena tu nariz suavemente
  6. Inclina la cabeza para el lado opuesto (izquierdo) y repite con la fosa nasal derecha.
  7. Para terminar de sacar el agua de las fosas nasales de pie, tapate una fosa y respira exhalando con fuerza desde tu estomago por la fosa abierta, repite con la segunda fosa nasal.
  8. Por ultimo repite las exhalaciones desde el estómago con ambas fosas nasales

Práctica esta limpieza antes de tus ejercicios matutinos, o en cualquier hora del día que necesites respirar mejor, solo evita después de comer.

Solamente si tienes sangrado por la nariz, debes evitar esta prácitca

¿Y tu eres o te etiquetas?

Tengo que confesarles algo, ha sido difícil, muy difícil escribir este blog; me costó meses decidirme puesto que había logrado dejar de etiquetarme con “yo tengo fibromialgia” y vivir una vida tan sana como me fuera posible.

Cuando todo esto empezó, a partir del diagnóstico, han sido años de prueba y error, para encontrar un camino hacia una vida normal. Empecé con la comida, el ejercicio y después de mucho insistirme a mí misma logre aceptar una terapia psicológica, fueron unos cuantos meses y la principal meta de mi terapeuta en ese momento fue demostrarme que la etiqueta de “yo tengo fibromialgia” no era necesaria.

No es fácil, puesto que el dolor de la mañana, o el sentimentalismo tras horas de cansancio, incluso la extrema sensibilidad de mi piel me lo recuerdan a cada momento, pero es definitivo una vez que deje de decir “yo tengo fibromialgia” y me dedique a vivir una vida sana, deje de permitirme dramatizar mis síntomas y solamente aceptarlos y seguir adelante a pesar de ellos, logrando así una vida casi normal, porque la verdad es que quien quiere ser normal.

Mi segundo post sobre fibromialgia hace un par de semanas estaba programado para ser sobre alimentación, después de escribir mi primer post me vino una crisis de dolor que se juntó con una buena gripa y me deje tirar a la cama por más de 6 días. Ya recuperándome me di cuenta que había de nuevo caído en la trampa, me deje llevar por el dolor y deje de ser yo; para solo ser un cuerpo adolorido.

Hoy de nuevo puedo decir que mi cuerpo padece un síndrome pero mi mente, mi corazón y mi alma están perfectamente sanos y ayudando a levantar este cuerpo adolorido, que no me impide vivir, sentir, pensar y conectarme con mis seres queridos.

Te propongo intentarlo por unos días, afirmando en cada momento que tienes la tentación de dejarte caer, YO NO SOY LA ENFERMEDAD, MI CUERPO ES SOLO UNA PARTE DE MI, MENTE, CORAZON Y ALMA ESTAN UNIDO PARA CUIDAR ESTE CUERPO ADOLORIDO, MIS SUEÑOS SE PUEDEN ALCANZAR MUY A PESAR DE MIS DOLORES.

Somos más que este cuerpo, nuestra esencia está más allá de huesos, piel y nervios, se fuerte.

¡Libérate de las cadenas, si se puede!

Premananda